Una opción tentadora

La Torre acaba de inaugurar su segundo local en la esquina de Asborno y Estrada. Con un amplio salón, patio cervecero y la calidad de siempre, es una nueva alternativa en el circuito gastronómico de la ciudad.

 

 

Las deliciosas pizzas, empanadas y burritos que caracterizan a La Torre tienen un nuevo lugar en la ciudad: desde el lunes 12, el restaurante abrió sus puertas en la esquina de Asborno y Estrada, frente al Palacio Municipal, con una propuesta novedosa que buscará convertirse en una opción ideal para las noches de verano que se aproximan.

Sus dueños son Marcela Portada y Javier Schlemminger, quienes empezaron con La Torre en 2012, sobre la calle Ameghino al 560. Ahora, en ese local tienen centralizado el servicio de delivery, mientras que en este apuntan a la atención en el salón.

“Arrancamos muy bien, la expectativa es muy buena”, afirma Portada. El menú para almorzar o cenar ofrece pizzas a la piedra (a la carta o libre), empanadas, burritos, calzones, pastas caseras y minutas. Además, incorporaron a la carta alternativas más que tentadoras, como lomo a la mostaza, costillitas de cerdo a la riojana o la novedosa pizza de rúcula y camarones. También hay un gran surtido de sándwiches.

La idea de abrir este nuevo local, a pesar del mal momento económico del país, surgió como un proyecto que iban a llevar a cabo con otro matrimonio, pero al final se concretó a nivel familiar: con su hijo Franco y su esposa.

“Al principio dudamos en seguir con el negocio de Ameghino, pero como dejamos de trabajar haciendo el servicio gastronómico en una fábrica, decidimos dejar los dos negocios y mantener a la gente que venía trabajando con nosotros”, afirma la mujer.

En sus primeras semanas tuvieron una clientela heterogénea: mediodías con empleados municipales y alumnos de colegios de la zona y noches de público que sale a comer buscando un lugar para distenderse. “Con los años aprendimos a mimar al cliente, nos gusta”, confiesa, conocedora del rubro y de las exigencias de sus comensales.

Hace tiempo que el matrimonio le había echado el ojo al local. Habían preguntado cuando estuvo en remodelación y después fue alquilado por otra gente. Por eso, cuando volvió a desocuparse no dudaron en señarlo. “El dueño tenía otras alternativas, pero se decidió por nosotros. Es un desafío, fue un mes de mucho trabajo, éramos hasta ocho personas trabajando para dejarlo como queríamos”, comenta. 

El hecho de que los dos emprendimientos gastronómicos que hubo este año en esa esquina hayan fracasado es algo que los hizo reflexionar, pero confían en su trayectoria y forma de trabajo para no tener el mismo final. “Tenemos experiencia y hasta ahora estamos muy contentos. Se viene una linda época para salir a comer. Vamos a poner mesas afuera, en la vereda, hay muchas cosas por hacer”, adelanta Portada, entusiasmada.

Cada día hay tres opciones de menúes para almorzar o cenar, con entrada y plato principal (rondan los $200) y promociones aún más económicas para trabajadores municipales y comerciantes.

El local funciona en horario corrido, desde las 6 de la mañana hasta la medianoche.

 

Por Javier Rubinstein

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Directory Wizard powered by www.polldirectory.net